MARRAKECH 1ºDía

“Viajar es la única cosa que compras que te hace rico.”

Tenía cuatro días de vacaciones, y no quería quedarme en Madrid, necesitaba salir unos días de la ciudad, despejarme, conocer mundo, disfrutar, relajarme… Llevaba mucho tiempo queriendo conocer Marruecos, así que sin pensarlo, (que muchas veces es lo mejor), mire los billetes, pregunté por hoteles y me lancé a hacer las reservas.

Seguramente si lo hubiese mirado con más tiempo, me habría salido todo más barato, pero aún así no me pareció caro.

Habrá varios post sobre Marruecos… los he dividido en mañana y tarde, como una ruta, para compartir con vosotros de la forma más completa posible mi experiencia, y aconsejaros en la medida de lo posible.

El billete de ida fue por la mañana, os recomiendo esa hora, porque al ser una hora menos en Marruecos, llegas un poco antes de la hora de comer, así que te da tiempo para ir al Riad, dejar las maletas, y lanzarte a conocer todo lo que te rodea.

2015/01/img_1553.jpg

2015/01/img_1551.jpg

2015/01/img_1550.jpg

2015/01/img_1558.jpg

En el Riad, nos dijeron si queríamos que nos fuese a buscar un taxi, como íbamos a lo desconocido, dije que si. La próxima vez no lo haré, son más caros.

COOLSEJO: Llegar a un taxista de los que este en el aeropuerto, y ANTES de subirte al taxi, cerrar el precio del viaje. Cerrar SIEMPRE el precio antes de subiros, sino os intentarán cobrar más, y después no negocian.

DSC_0228

DSC_0224

2015/01/img_1619.png

DSC_0218

Me aconsejaron el Riad Amin, y ahí fuimos. Todos los Riads que vi, por lo general tienen una entrada un poco siniestra, con una puertecita pequeña, y cuando entras te envuelve un olor de esencias, aceites, inciensos, cojines, plantas… todo con alo maravilloso que hace que no quieras irte, nada más llegar.

Dejamos las maletas y nos fuimos a dar una vuelta. Pido ya desde el principio perdón por la falta de fotografías en muchos casos, pero es lo que tienen las vacaciones, que descansas de todo, y desconectar también es estar con todos los sentidos a lo que te rodea.

El Riad esta fenomenal ubicado (al menos para mi gusto),ya que tiene muchos puntos turísticos al lado. Pero nada más llegar, no lo sabíamos… y nos fuimos a la completa aventura a dar una vuelta, sin mapa, sin haber leído nada. Se nos debía de notar en la mirada, porque nos iban parando todos los comerciantes, y como ingenuos turistas, nos parábamos a hablar con ellos; más que a hablar, a escuchar todas las explicaciones de los productos que te vendían. Al principio todo te parece maravilloso, pero cuando vas viendo que todos te cuentan lo mismo, aprendes a decir no (y a no mirarles, porque entonces no te los quitas de encima); todo sin perder la educación.

Perdiéndonos por Marrakech, (os recomiendo perderos sin miedo, es una ciudad muy segura), apareció “El Genio de la Bicicleta“, nuestro primer amigo marroquí. Le llamé así, porque apareció sin haberle llamado, al lado de su bicicleta, andando tranquilamente a nuestro lado, aparentemente interesado por nosotros y nuestra seguridad, y hacernos el viaje lo más fácil posible con sus consejos.

Sin comerlo ni beberlo, terminamos en su casa. En mi cabeza al principio todo me pareció super bonito, encantador, algo mágico, pensando lo simpáticos que eran ahí. Pero al rato, empecé yo sola a estresarme. “¿Por qué se había puesto mi novio a hablar con él cuando le dije que no les mirase a los ojos? ¿y si el té que nos estaba dando estaba envenenado? ¿y si me despertaba en una bañera rodeada de hielos? ¿y si me raptaban y me llevaban a otro país para venderme?.” Que daño me han hecho CSI y Venganza… No pasó nada de eso. Lo único que pasó fue que tomamos un té, nos contó su vida, nos pidió nuestra dirección (ya hemos recibido una carta incluso con sus peticiones, con toooodo lo que quiere que le mandemos), y nos timo -claramente, nos expusimos a ello- vendiéndonos las especias de la tienda de su primo. Tampoco fue un timo muy grande en lo que viene siendo el precio en comparación con los precios que encontramos en otras tiendas, y si hacía el cambio al euro. Pero me molesto; me sentí orgullosa en el sentido de que al que habían timado era a mi “marido“, cuando el que viajaba estresado por si me timaban (porque no sabía -y digo sabía, porque en Marruecos he aprendido- regatear.) Eso sí, esa experiencia no me la quita nadie.

Como nos había llevado hasta su casa, nos guío de nuevo hacia donde estábamos al principio, y tranquilamente llegamos de nuevo al Riad.

IMG_1563

IMG_1559

Mi padre acababa de estar en Marruecos, y me recomendó ir a cenar al resturante Dar Moha; fue lo más caro de todo el viaje. Pero mereció la pena. Como consejo… Ir con amigos, porque es muchísima comida para dos personas. Pedimos la mesa en la zona de la piscina (hice la reserva desde Madrid). Me encantó, me pareció un sitio muy especial, muy tranquilo, y donde poder disfrutar de la compañía y de la comida.

IMG_1565 IMG_1569 IMG_1570 IMG_1571

Espero que os haya gustado el primer contacto con Marruecos. La semana que viene, más.

xoxo

P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s